7 motivos para ir a Disney

 Disney es sin duda uno de los destinos más cotizados a la hora de tomar vacaciones.

Sean familias con niños pequeños - o no tan pequeños - adolescentes, parejas adultas o incluso amigos treintañeros, o ya rozando la tercera edad... para todos es un mundo de fantasía inigualable, donde la inocencia y la magia realmente reviven en cada uno, independiente de la edad física. En Disney, todos volvemos a ser niños. A continuación, una lista de 7 grandes motivos del por qué la gente ama Disney: 

1. Porque no es sólo un parque de atracciones...

Disney sin lugar a dudas está en el inconsciente colectivo de todos quienes nacimos y soñamos con el ratón Mickey. Ubicado en el corazón de Orlando, Estados Unidos; Disney es un resort llamado World Disney Resort, contando con miles de hectáreas que incluyen no sólo los clásicos parques de atracciones, sino también estadios (ESPN), lujosos hoteles y villas para hospedarse a distintos precios, restoranes, lagunas artificiales, tiendas para comprar (Disney Springs es un lujo), y muchas cosas más.

2. ...Y porque es EL parque de atracciones

Disney cuenta con 4 parques temáticos, y dos parques acuáticos. Para todos los gustos y cada uno por sí solo es una aventura. Se sugiere un parque por día, en el que la adrenalina, la emoción y la ternura son parte del minuto a minuto. No sólo las atracciones son grandiosas y clásicas, sino que el ambiente, los personajes, los shows, los juegos, la comida, la infraestructura y la alegría de quienes trabajan son un ejemplo para cada visitante que alucina con volver una y otra vez. Disney es por excelencia el parque de atracciones más visitado del mundo, y realmente, vale la pena viajar sólo para divertirse y contemplar la belleza de los parques.

3. Porque vuelves a ser niño

Ya dijimos que es para todas las edades. Realmente uno lo pasa increíble y a cualquier edad,pues en cada etapa disfrutarás cosas distintas. Los más niños se encontrarán con sus personajes favoritos que - aunque haciendo colas de horas - podrán sacarse fotografías con ellos; para los adolescentes, los juegos con mayor adrenalina tales como las montañas rusas con loops y aquellas de alta velocidad, son el mayor atractivo; y para los padres o parejas jóvenes, Disney es un reencuentro total con la inocencia y las ganas de volver a creer en la magia. Y créanme, no es tan difícil olvidarse de los problemas y viajar a la niñez y disfrutar de este mundo de sueños.

4. Porque la comida es divertidísima

Si bien cada parque y cada barrio dentro del parque cuenta con restoranes de comida más fina, en todos los distintos sectores podemos ver también comida rápida o tienda de dulces cuyos decorados no vas a poder creer. Comerse un alfajor en forma de Darth Vader, o un queque con la cabeza de Simba no los vamos a encontrar en ninguna otra parte. No dan ganas ni de comerlos. Si bien es un poco más caro de lo normal, cada tienda de regalos y dulces es un mundo mágico que te transporta a los sueños más tiernos de la infancia. Comer algo en Disney, aunque sea una cabeza de Goofy es un imprescindible.

5. Porque hay safaris, montañas rusas, e incluso llegas a Marruecos en un solo lugar

En cada parque hay juegos para absolutamente todas las edades. Si tienen el tiempo de poder visitar un parque cada día no se arrepentirán. Animal Kingdom es el reino animal como su nombre indica, y tiene las grandes atracciones como el Safari o la montaña Everest, y musicales como El Rey León; Hollywood destinado más al largometraje, tiene la infaltable montaña rusa de Aerosmith, todo el mundo de Star Wars y la Torre del Terror; Magic Kingdom es el reino mágico por excelencia y la gran imagen de Disney con su castillo es el principal spot de este mundo, no sólo brilla Cenicienta o Peter Pan, sino que Dumbo, Space Mountain y la Casa Embrujada son atractivos imperdibles; y por último, Epcot, como un parque más tecnológico y destinado a la innovación tiene entre sus grandes íconos la Historia por la Humanidad (la gran bola de golf), Test Track, y los pabellones por diferentes países, siendo copias muy parecidas a barrios típicos del mundo. Entre los parques de agua, Typhoon Lagoon y Blizzard Beach se llevan todos los aplausos.

6. Porque los shows son mágicos

En cada parque temático, a excepción de los acuáticos, se presentan shows prácticamente diarios de cierre de parque. Estos shows con toda la parafernalia, pirotecnia y recursos de Disney son realmente para quedar boquiabiertos frente a tamaño efecto de luces, fuegos y bailes de los personajes famosos de Disney. Cada parque tiene un tema que lo caracteriza, y tienden a presentarse a las horas de cierre como también, sobre todo en Magic Kingdom, se presentan desfiles famosísimos como el Electric Parade. Si vas en periodos festivos como la Navidad, te asombrarás de ver los decorados en cada show y estructura del Parque. ¡El espectáculo de luces en Hollywood es espectacular!

7. Porque es un mundo feliz

Finalmente, el por qué amamos a Disney y siempre que vamos queremos volver, es porque nos hace imaginarnos un mundo feliz: sin problemas, donde somos todos niños, el juego y el asombro son las principales aventuras del día, desde que te subes a un juego hasta que te recibe cada funcionario con una sonrisa de oreja a oreja (desde quien corta el ticket hasta quien te ofrece comida), desde que compras en las tiendas hasta disfrutar el show, desde que miras los edificios hasta ver a los niños sonriendo y ni siquiera cuestionándose si lo que ven es real.

Disney es el mundo de la fantasía, los regalos y el merchandising existente son sólo un estímulo para comprar tantos recuerdos físicos como puedas, pero el mejor regalo que nos puede dar este parque es volver a jugar a ser niños, reír con la sencillez, disfrutar el momento y soñar con los ojos bien abiertos de que la inocencia puede existir. Nunca es tarde para ir... ¿qué esperas?